sábado, 13 de diciembre de 2014

Palabra pronunciada frente a palabra escrita

μῦθος frente a λόγος


El último "Ejercicio de lectura comprensiva" que realizamos en clase (el día 2 de diciembre, por cierto) nos proponía un texto del extraordinario historiador y filósofo Jean-Pierre Vernant. Lo tomé de su libro Mito y Sociedad en la Grecia Antigua.

Esta era la idea que compartía con nosotros Vernant: la actitud mental que requiere la lectura es más exigente y desapasionada que en la audición de un discurso. ¿Por qué? Pues por la posibilidad que el texto escrito ofrece de "un retorno crítico" al mismo: la relectura, el análisis, la prueba.

Vernant nos advertía de que el μῦθος, la palabra pronunciada, está orientada al placer y busca deleitar y fascinar. Frente a esto, el λόγος, el texto escrito, pretende realizar un análisis riguroso que no acaba en él, sino que se ofrece al juicio crítico del lector para que éste lo continúe. Por eso el λόγος no es propiedad exclusiva de quien tiene el don de la palabra, sino que se convierte en "bien común".

¡Entonces nos llevamos al λόγος " al centro", εἰς μέσον (¿recordáis?), en plena ágora! Y allí, como los magistrados, el λόγος se ve obligado a rendir cuentas y a someterse a la objeciones e impugnaciones que la comunidad quiera hacerle. 


Las reglas del juego político propias de la antigua democracia griega se convierten de esta manera en reglas del juego intelectual.

Para la reflexión: ¿no es esta la única manera de construir conocimiento: entre todos y en igualdad, arbitrados por el respeto, la libertad, el análisis crítico y la razón?

Os dejo la corrección de la actividad, pues lo prometido es deuda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada