viernes, 15 de mayo de 2015

Escóndeme en Islandia, Calipso

Tras comerse las vacas del Sol los hombres de Odiseo perecen todos en un naufragio. Por eso el rey de Ítaca llegará solo a la isla Ogygia donde mora Calipso de lindas trenzas, la ninfa que mantendrá "oculto" al héroe por espacio de siete años (el nombre "Καλυψώ" contiene una raíz léxica que significa "esconder"). Y atención, porque el escondite podría situarse en Islandia según descifra Gilbert Pillot.
En la imagen de la derecha se ve la gran isla de Islandia al norte de Rockall [click para informarte]

¡Oculto Odiseo, sí, pero no a los dioses! Y es que desde lo alto del Olimpo nada pasa desapercibido. Por eso el Canto V de la Odisea se abre con la súplica de Atenea a Zeus altitonante para que permita la vuelta a casa del esforzado varón. Hermes comunica la orden del padre de los dioses y Calipso se aviene a facilitar el viaje del héroe. Este construirá una balsa con tan sólo una segur de bronce y una pulimentada azuela en el tiempo récord de cuatro días. ¡Detalles de este tipo conforman seguramente nuestra diferencia con los héroes!

La lectura de María y Lidia comienza cuando Calipso permite a Odiseo marchar y le invita a fabricar una balsa; pasan al Canto VI y leen un fragmento que nos presenta el encuentro de Odiseo con la princesa Nausícaa, hija del rey de los feacios pobladores de la actual Corfú, isla del mar Jónico. La jovencita conducirá al náufrago ante su padre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada