martes, 23 de mayo de 2017

Aracne, Europa y las Hilanderas: Comprender lo que pasa al fondo

Los alumnos de Cultura Clásica de 4º E.S.O. han realizado un ejercicio de comprensión oral sobre el episodio mítico del rapto de Europa según figura en el cuadro de Velázquez conocido como Las Hilanderas.



Para ello escucharon el comentario de Bernardo Pajares en la sección "Cuéntame un cuadro" inserto en el programa de Radio Clásica (RNE) "La hora azul" emitido el pasado lunes día 8 de este mes (minutos 0:00 a 0:02 y 07:45 a 14:14). Posteriormente, un cuestionario evaluó su nivel de atención y su destreza en la comprensión oral.

Imagen: clic

El cuadro de  Diego Velázquez Las Hilanderas o la fabula de Aracne no parece, a primera vista, un cuadro de tema mitológico, sino más bien costumbrista, lo que se llama "pintura de género". Y es que, en efecto, el cuadro del gran pintor sevillano adentra al espectador en un taller de tapices, concretamente el de la fábrica de Santa Isabel de Madrid. Allí  cinco obreras se ocupan de sus labores al tiempo que reciben la visita de tres damas. Estas, en segundo plano, admiran un tapiz donde... ¡ahora sí! está representado el enfrentamiento de la joven Aracne con la diosa Atenea.

Del mito de Aracne nos hemos ocupado en las clases de Cultura Clásica en un curso pasado. Para leer la entrada que le dedicamos: "¡Teje, araña, y baila" haced clic aquí.

En el cuadro de Velázquez Palas levanta enfurecida su brazo derecho recriminando a la joven que ha osado retarla. Sin duda irrita a la diosa de ojos garzos que su contrincante haya tejido escabrosas escenas donde se representan los amores de Zeus. De hecho, a espaldas de Aracne se aprecia la escena que la joven lidia ha representado: uno de los adulterios del padre de los dioses, concretamente el rapto de la joven princesa Europa convertido él en toro blanco.
Una imagen en una imagen en una imagen...
El rapto de Europa que aparece en el tapiz de Aracne lo ha copiado Velázquez de otro pintor: Pedro Pablo Rubens, quien a su vez lo había copiado de Tiziano Vecellio.

Un pintor en un pintor en un pintor...
De esta manera, Las Hilanderas se convierten en un juego de egos y en una narración sobre el progreso artístico y la competencia. Es decir: en Las Hilanderas Velázquez ha hecho una interpretación agudísima del mito de Aracne.

Porque el arte es siempre susceptible de avanzar, no se acaba en Atenea.



Imagen: clic



No hay comentarios:

Publicar un comentario