lunes, 27 de abril de 2015

El descubrimiento del "yo" entre "nosotros"

Los alumnos de Cultura Clásica del Sapere Aude realizaron la semana pasada un "Ejercicio de comprensión oral". La profesora dio una pequeña conferencia, no mucho más de quince minutos, y los alumnos tomaron apuntes; luego contestaron por escrito las preguntas de un cuestionario con el objeto de verificar su grado de comprensión de la disertación oral.

Título de la breve ponencia: "El descubrimiento del 'yo' entre 'nosotros'". Fuente: el libro del profesor Francisco Rodríguez Adrados El reloj de la Historiaeditado por Ariel en 2006. Tema: el valor de Grecia como "Tiempo-Eje" en la medida en que se erige como protagonista de un "salto" extraordinario en la historia de la Humanidad aportando una evolución personalísima y original, un desarrollo único en comparación con las Altas Civilizaciones.

La originalidad de Grecia radica en su INDIVIDUALISMO, en sus tendencias igualitarias, científicas, críticas, no religiosas; en la reivindicación del valor del hombre somo SER ÚNICO Y DISTINTO AL GRUPO. En Grecia el individuo toma conciencia de sí y con él despierta la lírica, la filosofía, la ciencia, la estética, el teatro y la democracia.

Las Altas Civilizaciones cercanas a Grecia o lejanas, contemporáneas o no, se caracterizan por grandes palacios fortificados y enjambres de funcionarios a las órdenes de un rey divinizado; por una inmensa burocracia que utiliza la escritura para llevar registros de cuentas; por grandes ejércitos y ambiciosas expediciones comerciales de tinte imperialista. Las Altas Civilizaciones se caracterizan por el quietismo y el rechazo de lo individual.

Grecia tuvo esto en Época Micénica, advierte el profesor Adrados, pero lo superó. Porque tras la desaparición de los reinos micénicos Grecia no reconstruyó el viejo sistema, sino que siguió procesos distintos: en la Época Oscura Grecia implantó el viejo modelo indoeuropeo, aristocrático y asambleísta.

Y es por ello que los griegos imprimieron una evolución nueva a comportamientos y creencias tradicionales comunes prácticamente a todas las Altas Civilizaciones.

Novedosa y libre Grecia, pone en cuestión a los dioses y busca explicaciones racionales que valgan siempre, lo que propició el nacimiento de la filosofía y de la ciencia. Y si Grecia cuestiona a Zeus, también cuestiona al rey, de manera que a principios de la Época Arcaica los regímenes monárquicos son derrocados y tras ellos los regímenes aristocráticos dando paso así a ciudades regidas de forma democrática que hacen uso del voto para elegir a sus mejores individuos.

Original el espíritu griego que constantemente busca (y logra) nuevas creaciones, y además las difunde a otras culturas y las mantiene en el tiempo.

Nueva creación del espíritu griego fue fundar una colonia (no hay un rey conquistador entre los griegos, sino el impulso libre de los propios ciudadanos en la empresa de colonización); o dar rienda suelta al subjetivismo más radical escribiendo un poema; también buscar la “arché” de las cosas; elaborar leyes; avanzar un problema matemático; lucirse en una competición atlética; escribir la historia para explicar la actuación humana; convencer a otros en el ágora a fuerza de palabras; establecer un canon de belleza basado en la proporción más perfecta; y firmar una vasija roja o negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada