viernes, 29 de septiembre de 2017

Género y texto (II): Epigrama

El estudio de la literatura no debe ser meramente teórico, sino que debe realizarse a partir de la lectura de los textos.

Los géneros literarios responden a unas características determinadas y poseen unos rasgos distintivos que alumnos y profesores debemos y podemos relatar, estudiar y memorizar. Ahora bien, este trabajo sería absurdo y carente de sentido si no supiéramos distinguir en un texto aquellas señas de identidad que los designan como propios de un género determinado. 

Un estudio de los géneros literarios a partir de los textos ya lo realizamos el curso pasado. Entonces publicamos nuestras conclusiones en relación a un texto historiográfico (hacer clic para leer) e incluso abordamos una muestra de poesía bucólica (hacer clic para leer).

Hoy hemos descubierto en estos dos epigramas de Marcial ciertas características propias del género:


22. LOS DIENTES DE ELIA


Si memini, fuerant tibi quartor, Aelia, dentes.
Expulit una duos tussis, et una duos.
Iam secura potes totis tussire diebus.
Nil quod agat tertia tussis habet.

Si recuerdo bien, tenías, Elia, cuatro dientes.
Una primera tos te echó dos y otra otros dos.
Ya puedes toser tranquila durante días enteros.
Una tercera tos no tiene nada que hacer ahí.

23. FÁBULA, LA PRESUMIDA

Bella es, novimus, et puella, verum est,
et dives, quis enim potest negare?
Sed cum te nimium, Fabulla, laudas,
nec dives neque bella nec puella es.

Eres bonita, lo sabemos, y joven, es cierto,
y rica, ¿quién puede, pues, negarlo?
Pero cuando te alabas en exceso, Fábula,
no eres ni rica, ni bonita, ni joven.

Ambos epigramas de Marcial están escritos en el verso propio del género: el dístico elegíaco, que está compuesto por un hexámetro y un pentámetro. Además, como es usual en el género, se trata de poemas breves.

En ambos casos es posible comprobar el carácter jocoso y satírico del epigrama latino (a diferencia, por cierto, del epigrama griego, que era serio y de tipo funerario, erótico o votivo). Como es muy frecuente en el género del epigrama, estos dos que leemos hacen una crítica despiadada a alguien que pertenece al círculo de amigos del poeta: en el primer caso a una mujer mayor y en el segundo a una joven presumida. Una de las principales características del epigrama latino es que se trata de poemas de circunstancias escritos para un momento y lugar determinados, y que están dirigidos a personas conocidas, muy frecuentemente reunidas en un banquete; a veces los epigramas acompañaban a un regalo.

Como en todos los epigramas, el tema tratado aquí (en este caso la fealdad de las viejas o la vanidad de las jóvenes bellas) está sacado de la vida cotidiana y es un reflejo de la sociedad del tiempo de Marcial (primera mitad del siglo I d. C.)  El epigrama suponía un desafío a las normas sociales, como en este caso se puede apreciar por el atrevimiento que muestra el poeta al dirigirse a estas mujeres que seguramente pertenecían a la alta sociedad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario