domingo, 22 de noviembre de 2015

Aprendiz de brujo


Da motivo a esta entrada un episodio de la obra de LUCIANO DE SAMOSATA titulada Cuentistas o el descreído (cap. 35 a 36) que inspiró a Goethe un poema al que Paul Dukas puso música y Disney imágenes en la película Fantasía. 



LUCIANO,  autor de lengua griega del siglo II d. C. procedente de Siria (zona que albergaría siglos después a los narradores árabes de las Mil y una noches), cuenta relatos fabulosos combinando de maravilla mentiras increíbles con su refinada educación helenística, humor ácido y un talante crítico de lo más penetrante.

Uno de los grandes valores de Luciano es ser precursor de la literatura fantástica occidental al estilo, por ejemplo, de los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift (publicados en 1726, cliq), por no hablar de Julio Verne (1828-1905), quien dio vida en sus obras a un sinfín de mundos imaginarios. Por cierto, Julio Verne es objeto actualmente de una exposición en Madrid, hasta el 21 de febrero, en Espacio Fundaciὀn Telefónica (más información: cliq).

En Cuentistas o el descreído, Tiquíades reproduce una conversación mantenida en casa del filósofo Éucrates, a quien visitó por encontrarse enfermo. Allí van sumándose otros amigos de Éucrates, todos gentes cultivadas, y la conversación cobra un cariz que deja boquiabierto a Tiquíades: ¡¿cómo es posible que esos hombres de reputada erudición crean en las más peregrinas supercherías: magia para sanar enfermedades, hechizos, apariciones, encuentros con fantasmas y otras variopintas visiones y experiencias paranormales?!

En un momento de la conversación Éucrates cuenta su experiencia junto a Páncrates, un milagrero con quien pasó una temporada. Resulta que este hombre daba vida a los objetos (una barra de puerta, una escoba o la mano de un mortero), haciendo que le sirvieran como criados. Un buen día Éucrates, que se ha enterado de las palabras mágicas necesarias, pone en movimiento a un mortero de madera. Pero la cosa se le va de las manos, el mortero no obedece... ¡y se produce el caos!

La anécdota del aprendiz de brujo contada por Luciano inspiró un poema a Goethe (cliq) y éste al músico francés Paul Dukas, quien en 1897 compuso un poema sinfónico titulado L'Apprenti Sorcier, música que da vida a Mickey Mouse en la película de Walt Disney Fantasía, estrenada en 1940Allí Mickey es el imprudente aprendiz de brujo incapaz de controlar las consecuencias de sus torpes hechizos.

Este es un fragmento del citado pasaje de Luciano al que nos referimos de Cuentistas o el descreído (Φιλοψευδής):

(35.10) Un día oí el conjuro sin que se enterara (era de tres sílabas), agazapado entre las sombras. Él se marchaba al ágora tras ordenar al mortero lo que tenía que hacer, así que yo al día siguiente después de vestir al mortero de la misma forma y de pronunciar las sílabas mágicas, le ordené ir por agua. Cuando hubo traído el cántaro lleno, le dije. “¡Cesa ya de traer agua! ¡Sé otra vez mortero!”. Mas ya no quería obedecerme, sino que seguía trayendo agua hasta que nos inundó la casa a fuerza de acarrear. Yo, sin saber cómo solucionar la cosa (36.10), pues temía que Páncrates llegara y se enojara (como ocurrió), tomé un hacha y partí el mortero en dos pedazos. Entonces cada parte cogió un ánfora y siguió trayendo agua, de modo que en vez de uno tenía yo dos sirvientes. En esto llega Páncrates y al conocer lo ocurrido los convirtió de nuevo en morteros de madera como eran antes del hechizo”.  (Traducción propia)

(35.10) Mιᾷ δέ ποτε ἡμέρᾳ λαθὼν ἐπήκουσα τῆς ἐπῳδῆς, ἦν δὲ τρισύλλαβος σχεδόν, ἐν σκοτεινῷ ὑποστάς. καὶ ὁ μὲν ᾤχετο εἰς τὴν ἀγορὰν ἐντειλάμενος τῷ ὑπέρῳ (36.1) ἃ ἔδει ποιεῖν. ἐγὼ δὲ εἰς τὴν ὑστεραίαν ἐκείνου ὕπερον σχηματίσας ὁμοίως, ἐπειπὼν τὰς συλλαβάς, ἐκέλευσα ὑδροφορεῖν. ἐπεὶ δὲ ἐμπλησάμενον τὸν ἀμφορέα ἐκόμισε, ‘Πέπαυσο,’ ἔφην, ’καὶ μηκέτι ὑδροφόρει, ἀλλ' ἴσθι αὖθις ὕπερον·’ τὸ δὲ οὐκέτι μοι πείθεσθαι ἤθελεν, ἀλλ' ὑδροφόρει ἀεί, ἄχρι δὴ ἐνέπλησεν ἡμῖν ὕδατος τὴν οἰκίαν ἐπαντλοῦν. ἐγὼ δὲ ἀμηχανῶν τῷ πράγματι (36.10) ἐδεδίειν γὰρ μὴ ὁ Παγκράτης ἐπανελθὼν ἀγανακτήσῃ, ὅπερ καὶ ἐγένετο – ἀξίνην λαβὼν διακόπτω τὸ ὕπερον εἰς δύο μέρη· τὰ δέ, ἑκάτερον τὸ μέρος, ἀμφορέας λαβόντα ὑδροφόρει καὶ ἀνθ' ἑνὸς δύο μοι ἐγεγένηντο οἱ διάκονοι. ἐν τούτῳ καὶ ὁ Παγκράτης ἐφίσταται καὶ συνεὶς τὸ γενόμενον ἐκεῖνα μὲν αὖθις ἐποίησε ξύλα, ὥσπερ ἦν πρὸ τῆς ἐπῳδῆς.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada