viernes, 29 de enero de 2016

Todo lo que sube ha de bajar

SÍSIFO

Sísifo, hijo de Eolo y fundador de la ciudad griega de Corinto, fue
ESPECIALMENTE FAMOSO POR EL ETERNO CASTIGO QUE SUFRIÓ EN EL HADES.

Consistía éste en empujar eternamente una roca enorme hasta lo alto de una pendiente; apenas la roca llegaba a la cumbre volvía a caer y Sísifo tenía que empezar de nuevo, según descripción del propio Odiseo (clic).

Los mitógrafos discrepan sobre LA CAUSA de esta pena sin fin.

POR "SOPLÓN": Cuando Zeus raptó a la ninfa Egina, fue visto por Sísifo, quien reveló este hecho a Asopo, padre de la doncella, a cambio de que el dios-río hiciera brotar una fuente en la ciudadela de Corinto. Ello provocó la ira de Zeus y la condena eterna.

PORQUE, ADEMÁS, NO QUERÍA MORIRSE: Zeus, encolerizado por el hecho anteriormente referido, envió a la Muerte (Tánato) para que matase a Sísifo, pero él la encadenó, por lo que durante algún tiempo ningún hombre moría. Fue preciso que Zeus interviniera y obligara a Sísifo a liberar a Tánato, momento en el que Sísifo murió. Pero en vez de resignarse, el astuto Sísifo había ordenado a su esposa antes de fallecer que no le tributase las honras fúnebres. Llegado ante Hades, tal defecto de forma irritó sobremanera al dios del Inframundo, quien hizo regresar a Sísifo para castigar a la esposa por aquello. Una vez en la tierra, Sísifo ya no quiso volver, antes bien vivió todavía muchos años. Cuando definitivamente murió, Hades se aseguró de que no volviera a suceder irregularidad alguna con aquel hombre renuente a morir, y le impuso la ya relatada pena.
IMAGEN: TIZIANO, Sísifo (1548): más info haciendo clic.
LEGO-ESCULTURA: clic.
FUENTE PARA EL TEXTO: Pierre Grimal, Diccionario de mitología griega y romana, s.v. "Sísifo"

CANCIÓN: JOSÉ IGNACIO LEPIDO, Mi nombre es Sísifo, del álbum: "Ladridos del perro mágico" (1999)
Sólo soy un hombre
que lleva una piedra en el bolsillo.
Te diré mi nombre antes de morir:
me llamo Sísifo.
Este es mi destino
y no tengo nada bueno que contar.
Sigo mi camino
aunque nunca veo el final.
Como tú ya sabes
siempre me gustó meterme en líos,
jugar con puñales
y desvelar secretos prohibidos.
Este es mi castigo
y a nadie le deseo esta maldición,
ni un vaso de vino
ni un poquito de amor.
Aquí estoy un día más

entre la cumbre y el abismo,
es mi castigo hasta la eternidad.
Lo diré otra vez, otra vez ...
mi nombre es Sísifo.
El viento fue mi padre
y nunca supo qué hacer conmigo,
como Muddy Waters,
me tambaleo y ruedo al precipicio.
Ya lo dijo un listo,
todo lo que sube ha de bajar.
Con mi piedra en el bolsillo
y nada bueno que contar.
Aquí estoy un día más 
entre la cumbre y el abismo,
es mi castigo hasta la eternidad.
Lo diré otra vez, otra vez ...
mi nombre es Sísifo.
Aquí estoy un día más 
entre la cumbre y el abismo,
es mi castigo hasta la eternidad.
Lo diré otra vez, otra vez ...
mi nombre es Sísifo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada