viernes, 15 de enero de 2016

Latín II (2º BCHTO) Unidad Didáctica 7


VIRGILIO, Geórgicas II, 475-486, 490-499
475 Me vero primum dulces ante omnia Musae,
quarum sacra fero ingenti percussus amore,
accipiant caelique vias et sidera monstrent,
defectus solis varios lunaeque labores;
unde tremor terris, qua vi maria alta tumescant
480 obicibus ruptis rursusque in se ipsa residant,
quid tantum Oceano properent se tingere soles
hiberni, vel quae tardis mora noctibus obstet.
sin has ne possim naturae accedere partis
frigidus obstiterit circum praecordia sanguis,
485 rura mihi et rigui placeant in vallibus amnes,
flumina amem silvasque inglorius
475 A mí, en verdad, antes que nada, las Musas dulces sobremanera,
cuyos misterios celebro herido de grande amor,
me acojan, y los caminos del cielo y también las estrellas me muestren,
las desapariciones del sol y las variadas fatigas de la luna;
de dónde viene el temblor de tierra, por qué fuerza las profundas aguas del mar se hinchan
480 rotas sus barreras y vuelven luego a guardarse en sí mismas.
por qué de ese modo se apresuran a sumergirse en el océano los soles
de invierno, o qué dilación a las noches perezosas estorba.
Y si no pudiera tener acceso a estos asuntos de la naturaleza
por haberlo impedido la sangre fría que rodea al corazón,
485 los campos sean mi delicia y las aguas que empapan los valles,
los ríos ame yo sin gloria, y los bosques.

490 Felix qui potuit rerum cognoscere causas

atque metus omnis et inexorabile fatum
subiecit pedibus strepitumque Acherontis avari:
fortunatus et ille deos qui novit agrestis
Panaque Silvanumque senem Nymphasque sorores
495 illum non populi fasces, non purpura regum
flexit et infidos agitans discordia fratres,
aut coniurato descendens Dacus ab Histro,
non res Romanae perituraque regna; neque
ille
aut doluit miserans inopem aut invidit habenti.

490 Feliz quien pudo conocer las causas de las cosas,
y todo tipo de miedo y el destino inexorable
sometió bajo sus pies y el estrépito del codicioso Aqueronte;
afortunado también aquel que conoce a los dioses del campo,
a Pan y al viejo Silvano y a sus hermanas las Ninfas
496 A este ni los honores del pueblo ni la púrpura de los reyes
doblegan o la discordia que agita a los hermanos desleales
o el dacio que baja desde el Danubio en conjura
ni los asuntos de Roma ni los reinos a punto de perecer; ni tampoco aquel
o se duele compadeciéndose del pobre o envidia al que tiene.

Fuente del texto latino: Bibliotheca Augustana, clicTraducción propia.
Imágenes de Katsushika Hokusai: arriba "La gran ola de Kanagawa" (1826-1833); abajo: "Soshu Choshi" (1832-1834).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada