viernes, 9 de octubre de 2015

La técnica sola no bastaba


Pericia y habilidad no faltan, tampoco recursos...: pero tuvo que ayudar un atún despistado que saltaba
Ἁλιεῖς καὶ θύννος 

Ἁλιεῖς ἐπ' ἄγραν ἐξελθόντες καὶ πολὺν χρόνον κακοπραθήσαντες οὐδὲν συνέλαβον: καθεζόμενοι δὲ ἐν τῇ νηῒ ἠθύμουν. Ἐν τοσοῦτῳ δὲ θύννος διωκόμενος καὶ πολλῷ τῷ ροίζῳ φερόμενος ἔλαθεν εἰς τὸ σκάφος ἐναλλόμενος. Οἱ δὲ συλλαβόντες αὐτὸν καὶ εἰς τὴν πόλιν ἐλάσαντες ἀπημπόλησαν.
Οὕτω πολλάκις ἁ μὴ τέχνη παρέσχε, ταῦτα τύχη διεβράβευσεν.

Unos pescadores que habían salido a faenar y llevaban largo rato de pesca infructuosa, sentados en su barca se entregaban a la desesperación. En esto, un atún perseguido y llevado de tremendo ruido saltó sin quererlo dentro de la barca. Lo tomaron entonces los pescadores y lo vendieron en la plaza.
Así muchas veces lo que la técnica no proporcionó lo ofreció la suerte como regalo.

Imagen: Tarquinia - Tomba delle Pantere (Necropoli dei Monterozzi - VI sec. a.C.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada